viernes, 15 de mayo de 2009

Las decisiones son correctas en la medida de que las puedas mantener...
si ya no puedes hacerlo, no dejan de ser correctas, sino que es momento de decidir nuevamente...

Tienes 2 caminos: el derecho se ve tranquilo y sin ningún problema, pero es muy largo. el izquierdo es tortuoso, con un sendero de espinas, pero es un tramo corto.
Si sabes que al final los dos caminos se unen para llegar al mismo tesoro,
¿Qué camino escoges?

Es tu decisión...

1 comentario:

Lakensis Lossarnach dijo...

Se supone que la ruta ha de ser tanto o más importante que la meta. ¿Cuáles son tus motivaciones? ¿Quieres probarte a ti mismo y emprender un viaje arduo, porque disfrutas ponerte a prueba, por ejemplo? ¿O prefieres gozar de un viaje tranquilo, que por su extensión te dará aún más placer?