jueves, 7 de agosto de 2008

inspiración...dónde estás?

Eso me pasa; quiero escribir, pero mi inspiración no aparece. Es como si estuviera jugando a esconderse de mí. Lo peor de todo es que la muy simpática disfruta apareciendo de cuando en cuando y justo en los momentos en los que no tengo el teclado o un papel a la mano.

(En estos momentos tenía una idea genial en mi mente, pero como mi inspiración me juega malas pasadas, justo cuando estoy a punto de escribirla, la hace desaparecer).

Recuerdo que una vez, mi profe de Lenguaje en el preu me dijo que yo escribía muy bien, pero que necesitaba de un entorno adecuado para hacerlo y, que mi entorno adecuado, según mi estilo de escritura, es un lugar sombrío y un tanto triste; que de ese ambiente crearía cosas realmente sorprendentes.

Ahora que lo pienso y reviso escritos de antaño, me doy cuenta que tenía algo de razón. En mi época de soltero traumado, mis escritos tenían una fuerza diferente, ensalzados con una suerte de empatía que hacía que la gente llorara con mis lágrimas o se alegrara con mis risas.

Ahora... no sé realmente...
Pienso que debe pasar algo parecido a lo anteriormente descrito, pero que de algún modo u otro, al estar más alegre por la vida se siente como más lejano; tengo esa impresión.

Recuerdo que mi profe me dijo también que muchos de los grandes escritores tenían vidas más o menos sufridas y que de eso se alimentaban muchas veces para sus obras... quizás sea por eso que no puedo escribir como lo hacía antes; me hace falta "pena".

En fin... mientras no tenga mi inspiración de vuelta, dudo que pueda escribir algo decente... o talvez sí?

5 comentarios:

Camiii dijo...

bueno... si es por eso, PREFIERO que no tengas inspiración, me gusta más verte feliz :D

te amuuuuuuuuuuu

chechyta dijo...

Yo no suelo tener mala relación, pero me llevo pésimo con mi memoria... tu sabes... y por lo mismo me propuse andar siempre con un lápiz y un papel, aunque sea una servilleta, encima para poder registrar las cosas que se me ocurren.
Y en casos de emergencia, siempre está el cel que ayuda a guardar alguna palabra clave o qué se yo.
Me ha resultado bastante bien y he visto los frutos de aquello, lo que es excelente. =D

Cuidate
Byez!

chechyta dijo...

***Yo no suelo tener mala relación con la inspiración, pero me llevo pésimo con mi memoria

que horror my gosh

Anónimo dijo...

Bueno, creo entender a qué te refieres... Hace bastante que ya no se me ocurre que escribir, o cuando lo hago no encuentro el tiempo para hacerlo. A mi también me han dicho que la tristeza sirve de inspiración (junto a un poco de opio con laudano, o ajenjo en su defcto). Pero más que eso, siempre he creído que los deseos frustados son mayor inspiración que la tristeza, melancolía, amargura y sentimientos afines. De cualquier forma, creo que en estos momentos estoy bastante inspirada... y no sé si eso sea bueno o no.

Anónimo dijo...

Bueno, conozco a una chica que también piensa que la depresión y la tristeza le sirven de inspiración, y que como ahora estaba "feliz", no podía escribir nada decente.
Es algo muy natural por lo visto, por muy cliché que parezca. En todo caso, en mi situación particular, me temo que escribo igual de mal esté triste o "feliz", así que en realidad no tiene la mayor importancia. Ya me cansé de esperar un estado puntual anímico para crear algo nuevo; simplemente, cuando me llega la oportunidad, lo hago. Por lo demás, tienes que tomar en cuenta que "escribir" es mucho más que escribir, no sé si se entienda. Cuando estás creando en tu mente, o incluso viviendo sin más, también estás creando, "escribiendo". Además, considera que tú siempre tienes personas que te lean, personas importantes que te leen y que gustan de lo que tú escribes; eso es más de lo que yo podría tener. Eso es lo importante, ¿no? No creo que sea necesario que te preocupes tanto por eso: de seguro podrás poner por escrito esas cosas que sin saberlo estás escribiendo en tu corazón... y no es necesario que no seas "feliz" para eso.

Paula